EL LABRADOR Y SUS HIJOS


Un labrador, viendo que ya estaba muy anciano, quiso dejar a sus hijos una enseñanza valiosa para sus vidas. Con ese fin, un día los reunió y les dijo:

—Queridos hijos: no sé cuánto tiempo más voy a vivir. Por eso, es el momento de revelarles que he dejado para
ustedes algo muy importante en la viña, y que si lo buscan con esmero, lo podrán encontrar.

Los hermanos estaban convencidos de que su padre había escondido un tesoro en la viña y, con gran esfuerzo
y dedicación, removieron profundamente la tierra de la viña para hallarlo.

Sin embargo, no encontraron ningún tesoro, pero, al remover la tierra con tanto cuidado, la viña multiplicó sus
frutos. Los hijos del labrador comprendieron cuál era el tesoro que su padre les dejaba: conocer el valor del
trabajo para obtener buenos frutos.

Fábula de Esopo.
Versión de Paula Moreno.